Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Caminando por la vida

Imagen
Me encanta pasear sola, me encanta ver a la gente pasar, fijarme en los pequeños detalles de la ciudad, adoro caminar por las calles sin rumbo, notar las baldosas bajo mis pies y ver el cielo azul. Doy largos paseos por la villa. Me paro. Me llega la inspiración, como si el paseo hubiera servido para recoger todo eso que había perdido.  Me apetece escribir, pero no puedo. Acabo de fijarme en que esa casa es preciosa. Consumida por mi monotonía,  nunca he sido capaz de fijarme en la belleza del edificio. Filosofeo.  Sigo caminando, camino lento para que el olvido pueda recordar. Soy un caminante, de un camino y es un tanto irónico, ya que realmente, nuestras vidas caminan en soledad y hoy, voy sola.          Aún así, creerme si os digo que me siento mejor sola que acompañada. Quizás, sea por el hecho de que la gente que me rodea cada día me defrauda más, o quizás,  por que después de todo, estando sola siempre me he sentido yo misma.  No lo sé. Últimamente he decidido alejarme un poco…

Siempre.

Imagen
Le robé el valor al mundo para armarme de tus besos, aunque te fueras por la puerta sin decir nada. También te quise entonces, por extraño que parezca.
Te he querido sin saberlo, sabiéndolo, y en todas las formas verbales que existen. Te he querido de noche, de día y a deshoras.Te he querido de espaldas, de frente y debajo, te he querido encima y de lado a lado y tengo que confesarte que donde mejor me quedas
....es dentro.

Donde hubo amor

Imagen
Lo siento. Siento tener que volver a escribir sobre la parte que robaste de mi, aquella que nunca fuiste capaz de devolverme. Siento escribirte tan tarde y ha estas horas. Siento que tenga que ser hoy y no mañana o el mes que viene o que sea yo y no otra. Siento ser dada al masoquismo.

Decidimos optar por caminos diferentes, yo elegí caminar por el camino de los recuerdos, mientras tú,  optaste por escalar el monte del olvido.Quizás fue ahí, cuando empece a engañarme y a pensar que te había olvidado, a autoconvencerme de que lo nuestro no valió nada. Pero como bien sabemos, el camino de los recuerdos, es el camino en el que todo perdura y no caí en la cuenta de que las cosas que  de verdad amas, ni el tiempo ni la distancia  las van a poder matar.  Así que, hoy te he vuelto a ver. Nunca pensé volver a sentir ese cambio de marcha en el pecho, ese hormigueo en el estomago, esa tensión en las piernas, ni ese labio tembloroso. Nunca creí volver a tener por ti los nervios a flor de piel. A…