Caminando por la vida

Me encanta pasear sola, me encanta ver a la gente pasar, fijarme en los pequeños detalles de la ciudad, adoro caminar por las calles sin rumbo, notar las baldosas bajo mis pies y ver el cielo azul. Doy largos paseos por la villa. Me paro. Me llega la inspiración, como si el paseo hubiera servido para recoger todo eso que había perdido. 
Me apetece escribir, pero no puedo. Acabo de fijarme en que esa casa es preciosa. Consumida por mi monotonía,  nunca he sido capaz de fijarme en la belleza del edificio. Filosofeo. 
Sigo caminando, camino lento para que el olvido pueda recordar.
Soy un caminante, de un camino y es un tanto irónico, ya que realmente, nuestras vidas caminan en soledad y hoy, voy sola.         
Me.
Aún así, creerme si os digo que me siento mejor sola que acompañada. Quizás, sea por el hecho de que la gente que me rodea cada día me defrauda más, o quizás,  por que después de todo, estando sola siempre me he sentido yo misma. 
No lo sé. Últimamente he decidido alejarme un poco de la gente, ya no quedo con los de siempre. Quedar con alguien, significa  regalar tu tiempo a una persona y cambiar a los que te quieren, por aparentar ser algo que no eres, no entra en los planes.

Por eso, preferir caminar sola siempre me ha parecido una buena opción, realmente te estás regalando tu tiempo a ti y sabes que, a la larga, nunca serás desagradecida contigo misma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Advertencia 49

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento