Entradas

Si no es contigo

Imagen
Quiero que me leas en las noches oscuras e intempestivas, al alba o frente al mar.
Quiero que me leas entre líneas, a deshora, entre titubeos, sin aliento o a descompás.
Que entiendas que el mapa que crean mis lunares entre tus dedos solo sirve para guiarte a ti, naufrago.
Que en pleno acto con grites mi nombre y en mi lugar, se encuentre la causa de tu desastre.
Que en tu almohada quede impregnado el olor de mi felicidad.
Que me sientas.
Que todo esto que te escribo, te perfore el alma y te desgarre por dentro.
Que te des por aludido y te presentes en mi casa con el único pretexto de hacerme vivir.
Que me hagas entender que contigo no necesitaría la luz de la luna, ni el mar.
Que nosotros seríamos la borrasca, huracán o marejada que arrasaría con todo.
Que viviríamos siendo trapecistas al borde de un precipicio.
Y que por encima de todo, nunca me dejarías caer si no es contigo.

No me llores

Imagen
Recuerdo la primera vez que te vi. La recuerdo porque pensé que ya no me haría falta ver la aurora boreal, ni Valparaíso, ni la extinción de las avispas. Lo recuerdo porque pensé que ya había visto todos los deseos que pedí cuando me pedían en los cumpleaños que los pidiese.
Y ahora mírate,
te has convertido en ese tipo de gente que tapa un paisaje precioso en las fotos con su presencia sólo para atestiguar que has estado allí.
Y así conmigo
Y así con todo.
A veces pienso que me besabas con los ojos muy cerrados sólo para no ver a quién estabas haciendo daño. Que si me encontrase espiando entre tus cosas probablemente me hallaría en la basura. Que fui una anestesista a la que mataste sin cuenta atrás, sin anestesia.
Tanto me doliste que tuve que hacerme daño en mil quinientos diecinueve sitios diferentes para olvidarte.
A menudo digo que estoy en paz con mi pasado sólo por no decir que perdono lo imperdonable, pero estoy en paz con mi pasado.
Irene X

Después, mañana

Imagen
Quería recuperar un pequeño poema que escuche hace tiempo pero que cada día que pasa me gusta más, deseo que os guste tanto como me gusta a mí:
Estaba loca, loca de remate  y era guapa, guapa de cojones y conocía la luna,  y bailaba rock & roll frente al espejo y salía y bebía y no se acordaba de nada al día siguiente. Estaba rota, tanto como un trapo y era dura, dura de roer  y odia a los poetas y se ponía hasta el culo, y lloraba,  y se corría, y no se acordaba de nada al día siguiente. Dormía poco, y tenia las ojeras mas preciosas que habían ignorado jamás. Era la princesa de mi cuento, la que follaba con Extremoduro sonando de fondo y se metía de todo, menos mis drogas. Amaba, era capaz de amar por encima de cualquier boca despeinada, de cualquier trovador de mierda de cualquier basura literaria que le escribían, era jodidamente perfecta y su único defecto, era yo. Sospecho, que venía de otro mundo por eso de que nadie había logrado entenderla nunca. Aunque siempre era la que mas gritaba y que era inmortal p…

Precipicio

Imagen
Fuiste la estrella más fugaz de mi universo.  Colisionaste en el epicentro de la creación, en el mismísimo caos, iluminando con tu luz toda oscuridad que yacía hasta entonces.  Dejaste a tu paso una estela capaz de alcanzarme años después y aunque juré no volver a mencionarte, la luna siempre te mostró en sus fases. A veces, me da por imaginarnos en la playa y pensar, que aun te gusta el olor de la montaña, de la hierba recién mojada. Que cuando oyes el nombre de ese país, aun piensas en mi. Quiero pensar, que cada vez que ves el fuego arder, recuerdas que también dejaste morir un corazón en el. Que fuiste, pirómano de emociones, Que fuiste,    el precipicio          al que fueron                  a suicidarse                             todos                                 los                                   recuerdos.

Te dejaría

Imagen
Te miro y tú me estás mirando. No en este momento, pero sí en tu cabeza , en nuestro pasado. Me estás viendo bailar en la playa, lo sé por cómo sonríes mientras te miras las manos.
Ahora dejo de mirarte y eres tú el que  deposita sus ojos en mi hombros. Me pierdo mirando al suelo, tengo las manos sobre las rodillas... Joder, soy un desastre. Sigo perdida mirando al suelo. Joder, soy estúpida, no alcanzo a pensar en otra cosa.
Soy como esa mujer mayor que mira una foto con nostalgia y lágrimas en los ojos, como el perro que lame la herida que él mismo provocó.
Mírame...Soy como es niño al que se le cae el jarrón y grita. Grita, pero no mueve las manos para cogerlo y devolverlo a su lugar.
Estoy a punto de perderte, estoy al borde de perderme.Nos estoy dejando morir como quien empieza un libro que sabe que no acabará.
Tú no dices nada, sólo agachas la cabeza y me dices: "si no fueses quien eres, te besaría ahora mismo".
A mí me invaden un centenar de hormigas, que trepan por m…

Explosiva

Imagen
Ella siempre fue dinamita a punto de estallar.  Soñaba con eclosionar y arrasar todo a su paso, no le tenía miedo a nada, arriesgaba sin pensar en las consecuencias. Nunca quiso reconocer que era pura heroína para los drogadictos del amor, un huracán para aquellos que viven de los sentimientos, la adicción echa persona.   Ella era la reina de los desastres, tenía la capacidad de crear el caos en cada beso y declararse inocente de todo acto, con una sola mirada. Descomponer corazones era su entretenimiento preferido y despedazarlos, una adicción. Cada vez que salía, el mundo entero se rendía a sus pies y como buena homicida, juraba invocar al diablo y proclamarse libre de pecado, en cada copa que bebía. Llevaba tatuado en el corazón la palabra dolor. Y aunque negara no tener amor en vena, todos sabíamos que la razón de su forma de ser, aun llevaba inscrito un nombre y apellido.

De volver a volar solo hay dos letras

Imagen
No sé cómo no lo vi venir. Si en cada abrazo escondíamos un cuchillo tras la espalda de la opuesta, como si supiéramos que la única manera de salvarnos de un mundo que no nos aceptaría era aprender a protegernos la una de la otra.
Si en todas las fotos en lugar de mirar a cámara nos mirábamos sonreír. Convencidas de que tal vez nunca volveríamos a hacerlo.
Ella era como un granizado de limón cuando tienes una herida abierta en la lengua. No te la hubieses perdido ni por todo el dolor del mundo.Supe que yo por ella cogería cualquier tren y, a su vez, que ella por mí se ataría a  las vías que hiciesen falta, sabiendo que yo iría una vez más a salvarla.
Al poco tiempo desaparecimos. Como desaparece el verano o tu plato favorito: sin que te des cuenta. Dejándonos disfrutar de nuestra distancia hasta hacernos tan pequeñas que, convertidas en ausencia; olvidásemos si quiera percibirnos.
Nos abandonamos como el que aprueba la asignatura más difícil y olvida el contenido tras la celebración.