Otra vez


No quiero que finjas ser mi amiga cuando no lo eres, no necesito personas que falseen delante mío, no las quiero, si no quieres ser mi amiga dímelo, prefiero eso a que te inventes cosas que no son. Si algo he aprendido de esta lección, es que; cada uno tiene que aprender a salir adelante, no puedes ayudar a nadie, porque esa ayuda, que tu ofreces no te será recompensada, nadie te la devolverá. Este mundo solo está lleno de egoístas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Desde que te conozco

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento