Dejame ser

Déjame ser la brisa del mar en este desierto de incertidumbres, 
Déjame ser las hojas caducas del otoño 
y la lluvia de abril
y el ocaso del verano.
Déjame ser la cima de la montaña
y que, bajo mis pies, todo se divise de colores.
Déjame ser el tiempo que nunca pudiste parar 
pero que siempre quisiste poseer.
Déjame ser la gota de agua que recorra tu mejilla
y les susurre a tus labios,
de nuevo poesía.
Déjame ser un lunar que marque tu piel,
y hacerme perenne en tu cuello,
Déjame ser libre.      
    . | via Tumblr

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento