La niña que se tragó una nube tan grande como la torre eiffel

Vivimos en un mundo móvil, en el que nada es permanente, nada es eterno. Todo cambia a nuestro alrededor, todo cambia en nuestro interior, todo va muy deprisa. Si logras encontrar en medio del caos tu punto fijo, el punto fijo de tu universo, no lo dejes nunca. 
Te ayudará en los momentos de cambio y de duda, 
cuando todo se destruya a tú alrededor,
todas tus referencias.
Imagen de love, kiss, and couple

Comentarios

Entradas populares de este blog

Desde que te conozco

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento