Inadecuada

Tengo ganas de besarte las entrañas y sacarte de mis adentros para perfumar este ambiente infernal, alimentarme de tu querer y quedarme llena de amor.
Quiero que me operes de todas las balas perdidas y espinas clavadas, que me trasplantes la felicidad que habita en tus venas, para poder escupir sonrisas sin motivo alguno. Exijo que me cosas los buenos días a trozos, me vacunes contra la hipocresía parasitada en esta sociedad y me sanes de la vulgaridad que persuade a las mentes simplistas.
Después de todo, estoy harta de que me corten las alas y me tachen de complicada. Así que, muérdeme, que ya va siendo hora de que me vacíes del mal de todos, de los (d) años de nadies y de los sinsentidos (o consentidos) que hacen que siga acumulando granos de arena, en montañas de odio.


Imagen de girl, white, and bed

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento