Girls power

Se rompió la cadena que te ataba a todo aquello que él quería. Se rompió la noción del tiempo y espacio que él pretendía acaparar en tu vida. Siempre estuviste al borde del precipicio, queriendo volar, pero con temor a caer. Tenía el presentimiento de que eras bruja y que entre tantos golpes, chillidos y sumisión, cogerías la escoba y en vez de barrer, te echarías a volar en la noche.
Sabía que eras lo suficientemente valiente como para plantar cara al miedo y alegar, que las princesas no necesitan cretinos que las quieran, ellas saben quererse por sí solas. 

Ahora los días volverán a ser tuyos y las noches de la lujuria. Se ha roto el castillo de cristal donde albergabas tu corazón, a la espera de alguien mejor.Comprendiendo, al fin, que las riendas de tu vida las marcas tú y nadie más.

Y que cerrar la boca ante el machismo, es retroceder.

Imagen de feminism, grunge, and indie

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Advertencia 49

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento