enfados sin sentido


un dia enfadada, grite que estaba harta de equivocarme y mi madre que pasaba por hay me dijo:
-Siempre puedes borrar e intentar hacerlo de nuevo, o simplemente aprender para que no te vuelvas a equivocar, pero no hace falta enfadarse-
Desde ese dia aprendi que no merecia la pena enfadarse por nada, por que todos los problemas tienen una solucion, por muy grandes que sean.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Advertencia 49

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento