Que nunca nadie decida por ti

No quiere ataduras, quiere ser libre, no quiere hombres en su vida, su amor no se compra con dinero,no quiere ser esclaba de nadie, ni quiere sufrir mas, a tirado los guantes y ahora el camino lo decide ella y lo que quiere es sentirse agusto,  luchar por sus derechos y ser duña de su vida.Es ella la que ahora pone las reglas ya que por fin es dueña de su destino

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Advertencia 49

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento