Siempre tu


        Estúpida, inútil, gilipollas, niñata, mentirosa, lerda, imbécil, caprichosa, inmadura y celosa son todos los adjetivos que utilizaste para describirme, dijiste que al romper con esta relación te quitarías un peso de encima, te sentirías mas libre, menos controlado, podrías hacer todo lo que quisieras sin tener nadie que te manejara como tu madre.
Y entre un millón de insultos, sollozos y malas interpretaciones lo dejamos todo.

        Unos meses más tarde volví a saber de ti, me dijeron que no me habías podido olvidar, que me echabas de menos y que sentías como si te faltara algo, pero ya era demasiado tarde, me habías causado tanto dolor que era incapaz de perdonarte, ahora era yo la que no quería saber nada de ti, la que necesitaba borrar mi pasado contigo y pensar en un futuro sin ti, pero no me di cuenta que eso sería imposible,que aunque intentara no podría conseguirlo, porque seguirías presente en todas las cosas que hiciera aunque yo no quisiera.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Desde que te conozco

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento