En un ojala constante

Ojalá se pudiera coleccionar a las mejores personas del mundo y  guardar su esencia en una vitrina, para toda la vida. Ojalá, nunca se fueran de nuestro lado y el tiempo no las separara de nosotros. Ojalá, fueran reemplazadas por todas aquellas personas insustanciales, que son la escoria de la sociedad. Me gustaría poder elegir a quien conocer, donde y de qué modo, seguramente de esta manera, mi existencia seria menos dolorosa, no tendría tantas desilusiones y no sería tan criticada por todos. Ojalá, la vida fuera de rosa, que todo saliera a pedir de boca, que nadie nos hiciera daño, no nos manipularan, no nos defraudaran, que todo lo que saliera de la boca de la gente fueran palabras de agradecimiento y cumplidos. Ojalá, no existiera el verbo 'odiar', no hubiera guerras, ni enfermedades, ni falsedad. Ojalá, se pudiera ser siempre joven, tener una máquina del tiempo y volver al pasado para poder volver a vivir todo lo que uno quisiera. Ojalá los deseos se hicieran realidad y es que esta vida es un ojala constante, vivimos a la espera de que nos suceda algo bueno pero no nos damos cuenta de que lo bueno es que podemos vivir y poder contar nuestras experiencias.                                                      Large

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento