Vacio(s)

Creo que sigo esperando algo que me haga cambiar, que me haga ver que el cielo no solo es azul  también rosa, naranja o negro, que la hierba no la componen las hojas también las flores, que la música no solo sirve para deprimirse y que el invierno también puede ser cálido si sientes los rayos del sol. Os miento, sé que no estoy esperando algo sino alguien. Alguien que me haga sentir que la vida es del color que quieras pintarla, que el cielo tan solo está a un paso de distancia, que si crees en los sueños estos crecerán y que el amor es más que una invención de los poetas.

Probablemente hace un año jamás hubiera pensado que podría llegar a sentirme tan vacía emocionalmente. Echo de menos sentir amor, mi corazón apenas recuerda que es cambiar de marcha al ver a esa persona, oír ese susurro (su susurro) diciendo tu nombre haciendo que estremezcas y tirites de placer. Apenas recuerdo que es sentir el tacto de una piel ajena y los labios de otra persona rodeando tu cuello. Muchas veces, en la soledad de mi mundo, me pregunto si fueron reales todas aquellas experiencias que tuve con el amor, si no fueron más que una invención de mi mente. A veces miro al cielo y me pregunto si habrá alguien que esté pensando en mí.
Untitled

Comentarios

  1. ¿Qué voy a saber yo de la vida si soy de las que llevan la música en los auriculares al volumen máximo en vez de escuchar conversaciones de ancianos en el metro? Lo cierto es que poco. Pero entre lo poco que sé, me he emborrachado de vida y he fumado tanto silencio que en el fondo te entiendo. Te puedo prometer que sí que hay alguien pensando en ti, mires al cielo o no.
    Si tú también te fallas a ti misma harás que tu vida sea un colador, que toda experiencia se desvanezca. Aprende de ti misma y quiérete. Mímate. Hazte el amor. En cuanto lo hagas llegará esa persona que escale a tu cuello a preguntarte a ver si te quieres, que entre los dos podéis hacer un club de hobbies en común.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Advertencia 49

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento