Inseguridad

Siempre supe que mi vocación no era ser como el resto, soy rara y parte de mi rareza se debe a esa incapacidad que tengo, nunca he podido llegar a valorarme lo suficiente como para ver, o mejor dicho, creer que soy mejor que alguien. Aún tengo en mente, las broncas matutinas que me ganaba en la academia, por no confiar en mí y en lo que hacía. Y es que, si os digo la verdad, nunca me he querido lo suficiente. 
Siempre he pensando que habría alguien más audaz, más valiente, más listo, más luchador o incluso más trabajador que yo, que conseguiría superarme y eso me mata(ba). Me mata(ba), hasta el punto de llegar a esa inferioridad, de creer que todos tus esfuerzos no sirven para nada, porque no eres nadie como para que las cosas te salgan bien.
No se de donde pude aprender esta hipótesis, pero la asimilé de tal manera, que mi mente ya no es capaz de borrar esa basura. Y así continuo hoy en día, muriendo lentamente por no llegar a quererme lo suficiente.                                                             I just have to be

Comentarios

  1. No ser la mejor no significa ser muy buena, te superarán mil veces, ¿y qué? Tú superarás otras mil. Es la vida, chiquiti :)

    ResponderEliminar
  2. Ya lo se nerea, pero es duro ver como el resto ya ha escalado el muro y tú aún no sabes ni donde poner el pie para empezar a escalar. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo ni idea de escalar pero encontré unas escaleras que daban mil vueltas para llegar al mismo lugar... O no.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Advertencia 49

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento