Caminos

Es el momento perfecto para huir, escapar 
lejos,
Lo más lejos posible.
Perderme en mi rastro o que mi rastro se pierda, qué más da.
Que después de unos años  la gente se pregunte qué fue de mí 
O quizás mejor,
que ni pregunten.
Simplemente deseo acabar con el sufrimiento que me causan las personas, o las amistades o quizás la humanidad y la vida en general.
Nos apoyamos en gente a la que realmente consideramos oportuna dadas nuestras circunstancias, pero ¿y si no lo fuesen?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento