Tenerlo todo y a la vez nada

Estando tan cerca, te noto tan distante que apenas te reconozco. Me miras, pero tu mirada es puro hielo. Nadie diría que hubiésemos compartido los mejores momentos de nuestras vidas.
Fue un error engañarme pensando que todo volvería a ser lo que era antes y es que, realmente, todo sigue exactamente en el mismo punto en el que lo dejamos o mejor dicho lo dejé.
No quise reconocer la realidad de la situación y hoy, me encuentro siendo capitana de este naufragio, en el que apenas puedo articular palabra. El dolor me impide desatar este nudo que se apodera de mi.
Soñé volver a aquellos veranos juntas, creí sentir tu cálido abrazo...
Desde entonces, apenas salgo de mi cúpula, el exterior me resulta extremadamente doloroso.
No-one alone  lonley
Cometer errores siempre fue mi vocación y las amistades nunca han sido mi punto fuerte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Desde que te conozco

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento