Ciudades de papel

"Todos estamos agrietados. Cada uno de nosotros empieza siendo un recipiente hermético.
Y pasan cosas.
Personas que nos dejan, o que no nos quieren, o que no nos entienden, o que no las entendemos, y nos perdemos, nos fallamos y nos hacemos daño. Y el recipiente empieza a agrietarse por algunos sitios.
Y, sí, en cuanto el recipiente se agrieta, el final es inevitable.
En cuanto empieza a entrar la lluvia dentro, ya nunca será remodelado. Pero está todo ese tiempo desde que las grietas empiezan a abrirse hasta que por fin nos desmoronamos. Y solo en ese tiempo podemos vernos unos a otros, porque vemos lo que hay fuera a través de las grietas, y lo que hay dentro se nos ve también a través de ellas."

MickeysGirl.tumblr.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Advertencia 49

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento