Estamos hechos de carne y nos comportamos como si fuéramos de acero, 
ése es el problema. 
Pero la gente olvida que ha de ser al revés: los valientes fueron antes cobardes y, si has sido un pequeño cobarde, puedes acabar siendo un gran valiente.
Hipster | via Facebook

Comentarios

Entradas populares de este blog

Desde que te conozco

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento