Domingos

Seguir teniendo las mismas inmensas ganas, de acurrucarme a tú lado en la cama, de disfrutar bajo las sabanas y volar sobre los colchones, como cuando éramos niños y soñábamos con ser Peter Pan, viajando al país de nunca jamás, para nunca volver.
Porque sí, sigo pensando que desayunar(nos) bajo sonrisas es el mejor desayuno que existe,y que nada puede comprar un paseo contigo por el jardín,bajo la inmensa eternidad de un cielo recién amanecido. 
Huele a vida e infancia y aspiro, aspiro profundamente hasta que el alma se llena de ganas de jugar a ser niños, otra vez, y esperar un descuido tuyo, para echar a correr, esconderme y que tú me busques hasta encontrarme.
Por que encontrarme es volver,
volver a aquel primer día en que nos conocimos.
Imagen de love, couple, and boy

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Desde que te conozco

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento