Meros sueños

Ojalá llegue el día, en el que deje de tener miedo a sentirme segura de ser yo misma.
Ojalá llegue el día, en el que las palabras se vuelvan mudas y dejen de perforarme la autoestima y, es que, aún creo que  están demasiado sobrevaloradas para el dolor que pueden llegar a causar, siendo correctamente usadas.
Ojalá llegue el día. en el que deje de sentirme culpable por todos los errores cometidos, las causas perdidas y los sentimientos encerrados.
Ojalá llegue el día, en el que deje de  vivir en esta burbuja de remordimiento que me atrapa, y me desvela a la madrugada, preguntando porqué no aclaré las cosas.
Ojalá llegue el día...
 en el que sea capaz de ser tan fuerte, que incluso la persona reflejada en el espejo sienta temor al verme.
Imagen de girl, travel, and mountains

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Advertencia 49

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento