Duele(s)

Es irónico, pues creo que estas ya demasiado lejos incluso para darte cuenta de que sigues siendo parte de las líneas que te escribo y es que, huir sin mirar atrás sería menos complicado si no fuese, justamente atrás, donde se está quedando todo lo que pudimos ser. Yo no tengo, ni tuve, ni tendré, tanta fuerza como tienes tú. Yo no puedo mirar tus fotografías sin tiritar de ganas de sumergirme en cada una de ellas. En esa sonrisa, que me mata y me dio la vida tantas veces. Que lo que duele no es saber que ahora le escribes a ella, sino ser consciente de que lo haces con las mismas manos con las que un día me escribiste a mí. Ojalá hubiésemos inventado un idioma que sólo entendiésemos tú y yo, un lenguaje que pudiera gritar en plena noche cuando me despierta tu recuerdo y  luego, morir muy poco a poco al volver a la realidad y ver, que ahí es justamente donde ya no quieres estar. Pregúntame por qué temo a mi subconsciente. Te diré que eres tú quien vive en él y te diré que duele, no te imaginas cuánto duele darle la libertad para soñarte y despertarme y ver que todo lo que acaban de tocar mis manos, no es más que parte de una mentira demasiado amarga. Y tengo miedo a que tú no quieras volver a leerme a mí. Ni a escucharme tan siquiera. Duele(s).Aún no sé cómo lo has hecho, pero me has convertido en una marioneta encadenada a tus hilos y has conseguido sublevarme a cada uno de tus movimientos. No puedo describirte cuánto dueles. Estoy tirada en cualquier rincón de tu cuerpo, esperando a que me encuentres para poder decirte que, jamás me he alejado de ti, que sigo esperando que la casualidad o el destino que un día nos unió, nos cruce de nuevo en su camino.                                 kiss kiss! | via Tumblr

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento