Almacén de vivencias

Es imposible pasar por tú calle y no acordarse del olor de las flores, la brisa y tú sonrisa. Vuelan los recuerdos  frente a tú portal y ese parque no es el mismo desde que ya no lo habitamos juntos. Es horrible pasear por los lugares en los que un día fuiste feliz sin saberlo. 
Aún mantengo la esperanza de que tengas guardada mi dirección y me envíes el pedazo de órgano que decidiste arrancar de mi pecho. Quiero creer que no borraste ni un solo cachito del amor que te di, ni uno de los besos en el cuello...
Ojalá fuera todo tan fácil como escribir lo que siento y decir que sin ti yo no.
Untitled
(puedo)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Advertencia 49

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento