Periodos.

Te he escrito antes, mediante y después de todo.
Te escrito encima y debajo de los sentimiento que aún aferro.
Durante el día y bajo las estrellas, y aún así, he decidido guardar tus besos en un cajón por si algún día decides volver a recogerlos o simplemente decides probar suertes. 
Te escrito mientras no mirabas y he marcado a lápiz todos tus puntos débiles para que veas que yo también se jugar sucio.

 Te escrito y descrito diez mil veces antes de acabar, aunque me quedaba mucho por investigar(te). La verdad es que me quedas dentro pero ya he empezado a asumir que la felicidad solo existe en instantes y que tus miradas ya no son lo que eran antes. 
Couple

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento