Hoy

Dejemos que el tiempo pase, que la lluvia cubra los cristales que nos evaden de la realidad,
Dejemos que las gotas se deslicen, haciendo carreras entre ellas,
y corran,
y se alejen...
Y me recuerden, a todas esas personas que como ellas, también decidieron correr,
correr en mi contra,
 y alejarse, como si no quisiese la cosa.
Algunos, llevan tantos kilómetros recorridos que ya, ni si quiera distingo su sombra desde esta lejanía. Quizás, debería volver a asumir, que por mucho que quiera, nunca volverán. Que esta cadena perpetua de soledad, me sigue asfixiando cada día que pasa.
Y aún así, a veces me invaden estos rayos de esperanza, deseando que alguien vuelva y me diga, que aún sigue ahí (y que de verdad lo demuestre).
  Untitled

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Desde que te conozco

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento