Hoy

Dejemos que el tiempo pase, que la lluvia cubra los cristales que nos evaden de la realidad,
Dejemos que las gotas se deslicen, haciendo carreras entre ellas,
y corran,
y se alejen...
Y me recuerden, a todas esas personas que como ellas, también decidieron correr,
correr en mi contra,
 y alejarse, como si no quisiese la cosa.
Algunos, llevan tantos kilómetros recorridos que ya, ni si quiera distingo su sombra desde esta lejanía. Quizás, debería volver a asumir, que por mucho que quiera, nunca volverán. Que esta cadena perpetua de soledad, me sigue asfixiando cada día que pasa.
Y aún así, a veces me invaden estos rayos de esperanza, deseando que alguien vuelva y me diga, que aún sigue ahí (y que de verdad lo demuestre).
  Untitled

Comentarios

Entradas populares de este blog

Escribir(te) - Loreto Sesma

Ella no es perfecta, tu tampoco lo eres.

Girls power

Desde que te conozco

Advertencia 49