"Aunque tú no lo sepas, miro todas tus fotos antes de irme a dormir. Me da por imaginar 50 posibilidades distintas de comerte la vida y fantaseo con la idea de que me quieras sin que yo te lo pida. Puede que no lo sepas pero, nunca he sido capaz de abrirme el pecho ante alguien y dejarme querer sin sentirme culpable. 
Siempre había besado con los ojos abiertos, pensaba que algún día entre error y error, encontraría el acierto que me dejara ser huracán, sin tener que destrozar por donde pasara. He tenido siempre esta enfermedad, que me convierte en autodestructiva de todo lo que quiero."
:)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Desde que te conozco

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento