Capítulo 2014

Quizás, llegue tarde a escribir esta última parte del capítulo, pero mi tiempo es limitado y ajustado a esta monótona realidad. Aun así, continuo escribiendo. Escribo a bolígrafo, sin ni siquiera, haber encontrado la manera de borrar los tachones de este libro. Dejo que mi imaginación absorba todo cuanto puede percibir y voy dando fin a relatos, que encierran las historias más bonitas que en la vida escuche. Sigo creando la novela de aventuras, en la que el bueno acaba mal, reúno romances, describo personajes, invento dramas y busco ideas a las que seguir amarrada, para que este libro, no muera en el olvido. Y es que, no  son  buenos tiempos para aquellos que amen el arte de escribir, el mundo se ha convertido en una maquina de engendrar idiotas, a los que la literatura les resulta una antigualla, y es realmente difícil combatir contra este lema y encontrar a alguien sumamente interesado en leer mi historia.                                        Lazy day

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Desde que te conozco

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento