Dijimos para siempre


ADVERTENCIA: Esta carta no puede ser leída bajo ninguna circunstancia, simplemente es para escribir en ella todo lo que jamás te diré y después quemarla.
      No puedo dejar de pensar en ti, me paso las 24 horas del día recordando todo lo que hicimos, cada paso, cada caricia que dimos, todo lo que nos dijimos y aunque tú no lo creas nos decíamos mucho. Te echo demasiado de menos. Todas las noches al acostarme lloro; lloro porque ya no estás, por que se que no volverás y si lo haces que no será como antes, lloro, porque no te importo tanto como al principio, lose, por mucho que me lo niegues, porque veo que todo está llegando a su fin, que ese "jamás te olvidare" pronto se convertirá en un "hasta nunca" y que no te volveré a ver en la vida. Lo peor y más doloroso de todo es que: Yo sufriré. Sufriré como nunca antes lo haya hecho, ya que, nunca había sentido algo así por nadie y todas las lagrimas derramadas, por ti hasta ahora, serán pocas comparadas con las que derramare cuando todo acabe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento