Esto va mal


Buscando el paraíso nos perdimos en el camino, nos apuntaron mal la dirección y ahora estamos perdidos en un desierto donde apreciamos oasis de amor que simplemente son espejismos creados por nuestro propio corazón. El amor  que sentíamos se a secado, solo quedan simples helechos marchitos llenos de recuerdos estúpidos, que no volverán a ser regados. Ya no hay ninguna clase de comunicación, ya no sabemos nada el uno del otro, somos como dos extraños haciendo un viaje juntos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Advertencia 49

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento