Pequeñas recaidas

Nada sale como esperamos, esto sucede al tener demasiadas esperanzas puestas en nuestros actos, creemos que así las cosas funcionaran, pero no nos damos cuenta que en cuanto falle algo de lo que teníamos planeado, en cuanto fracasemos en algo, el mundo se nos caerá encima. Mí problema empieza hay, una vez de que lo tienes todo perdido, después de ver que has fracasado tantas veces y te das cuenta de que ya, nada puede salir bien, entras en una fase de depresión, una depresión que en mi caso, llega al punto de recaer y no en cualquier cosa, si no, de recaer en un mismo recuerdo: el suyo. Cuando no hay nada que me distraiga de  la realidad, que me evada de los problemas vuelvo acordarme de él, su cara, su forma de mirarme y tocarme, los momentos vividos a su lado, las risas, las noches que dormimos juntos y el "como llegamos a ser lo que fuimos" son momentos que recorren mi mente. Y entonces es cuando me doy cuenta de que ya no volverá, que nunca seremos otra vez una unión, que todas las promesas que hizo no fueron de verdad y termino por añorarle Le echo tanto en falta que hasta llego a pensar que aun le quiero y que haría cualquier locura por volverle a ver 5 minutos más.
love man, love :(

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Advertencia 49

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento