Ser. Del verbo yo.

Demasiados días de mierda y cuchara. Nada que te haga sentir bien, nadie que te haga sentir especial. Rodeada de gente desconocida, o que ya ni si quiera conozco. Pasan las semanas, horas, minutos, segundos y apenas hay alguien que se acuerde de mí. No hay sonrisas, no hay nada. ¿Alguien se preguntará qué fue de mí antes de llegar a este punto? No creo. Ya nada  importa.  Me cansé de las peleas, de las envidias, del "dar sin recibir" e intentar hacer algo bien. Ya no me considero persona,  mi alma abandonó mi cuerpo en el mismo instante en que se dio cuenta que ya nada podría volver a salir bien, ahora solo soy una simple carcasa, que vive con esa eterna sensación de que por mucho que se esfuerce, no va a conseguir nada, porque no es nadie, como para que las cosas le vayan bien. Esa es mi realidad. Ya no espero nada de nadie.
Fashion | via Tumblr
Cuanto deseo volver a ser la misma chica que era antes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento