Aprendiendo a vivir

No guardo rencor a nadie, es la verdad. Es curioso ¿No? Y es que después de todo, decidí que guardar rencor a alguien era lo más estúpido que se podía hacer. Es querer amargar tú existencia, apropósito, por gente que no llega a rozar la suela del zapato. Considero la vida lo suficientemente jodida, como para tener que albergar odio.
Entre tanta filosofía, reparé en que, todas las personas que hasta al momento han pasado por mi vida, me han enseñado valiosas lecciones. Ha habido quien me ha mostrado cosas maravillosas y quien me ha destruido hasta verme reducida a polvo, gente que me ha marcado más y gente que me ha marcado menos, pero todas y cada una de esas personas me han revelado algo, cada una a su estilo, cada una a su manera y eso es lo que me ha ayudado a formarme como persona, ha conocer los dos lados opuestos de la moneda y gracias a todos ellos he logrado convertirme en la persona que soy hoy.

Porque en esta vida nunca dejamos de aprender.
♥ | via Tumblr

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento