Perdida(s)

Ese momento en el que el mundo se para, no literalmente, únicamente se te para a ti. No sé realmente como describir ese sentimiento, ese instante en el que recibes la noticia de una perdida.
 Quizás sea una de las peores sensaciones que existan en este mundo. Una especie de shock, mezclado con sentimientos y exprimidos con unas gotas de impotencia. Y es que, el mundo continua funcionando pero para ti, el mundo ya no significa nada, para ti tu mundo se ha parado. 
Es algo terriblemente horroroso, no solo por el popurrí de sentimiento que recorre tus venas, también por la manera de actuar de la gente. Ésa falsedad, cómplice de esas sonrisas indecentes y tú tan rota por dentro...
Ya os digo, no sé como describirlo.
 Intentas que algo en ti reaccione, te llevas la mano al pecho, intentando sentir algo y lo único que encuentras es vacío, un inmenso vacío, ya ni  si quiera sientes los  latido del corazón, apenas llegas a oír nada. A partir de ese momento, todos los sentidos se ven bloqueados por las palabras, palabras que jamás llegarás a decir, palabras que terminarán pudriéndose en la garganta. Muchas cosas, poco tiempo. Y los órganos ya no están dentro tu cuerpo, eres una carcasa andante. 
En un segundo, una milésima de segundo, todo lo que conocías ya no existe.
Glamorous Fitspo | via Tumblr

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Desde que te conozco

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento