for ever alone

Me guardas rencor, lo sé, lo noto en tu mirada, en la forma de hablarme. Me culpas de todo lo que sucedió por qué no lo has superado aun, es complicado, te entiendo, a mi también se me está haciendo duro, pero no me puedes culpar  a mí de todos los males. En esa relación tanto tú como yo cometimos errores, aunque no los quieras reconocer y tus amigos te hayan convencido de que la culpable fui yo.

Ya tengo mucha  gente que me odia, no quiero que tú también te unas a ese club.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento