Quien olvidó rápido, jamás amó de verdad


Normal que te duela, es que eres tonta, no lo quieres aceptar y te haces daño. Te levantas cada mañana después de haber estado toda la noche soñando con él, pasas el día esperando a que se conecte ¿Para qué?¡Si no te va  a hablar! Miras sus fotos, cotilleas todo lo que tiene, te obsesionas y vuelves a caer en su trampa, tu solo eres culpable de este dolor, por no querer aceptarlo, por no querer pasar página, porque crees que todavía queda algo de amor en el, pero ya no queda NADA. ¿Por qué no lo aceptas ya? Paso tu oportunidad, no va a volver, no te esfuerces, ahora solo sigue adelante, el ya lo a echo y no está pensando en el dolor que te causo. RECUERDALO: Quien olvidó rápido, jamás amó de verdad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Desde que te conozco

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento