El dinero no compra la felicidad

Y hay estábamos las dos, frente a frente, una tarde de domingo, la lluvia era presente de nuestros fracasos, en la mesa dos chocolates. Nuestras miradas perdidas dentro de esas deliciosas tazas, mientras nuestras mentes buscaban soluciones a nuestros problemas. Tan diferentes pero a la vez tan iguales. Siempre digo que hay personas que se merecen el mundo simplemente por como son. Ella, igual de sonriente que siempre, intentaba mirar el lado bueno de las cosas, es algo que me apasiona de su personalidad, algo que solo ella sabe desprender. Una chica que brilla por luz propia, que no necesita a nadie para relucir, un diamante en bruto. Sólo unos pocos logramos apreciarlo, pero es suficiente para ver que tiene algo que le hace diferente al resto. Siempre ahí, al pie del cañón, ayudando a todos. Nadie jamás pensó que llegaríamos a ser lo que somos ahora, es imposible deparar el futuro, pero soy afortunada al tenerla conmigo, al levantar la mirada de esa taza de chocolate y verla enfrente. Me enorgullece poder decir que soy su amiga y que una amistad como la suya no podría comprarla ni el mayor tesoro del mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Advertencia 49

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento