Le quiero,demasiado.

Jure que jamás volvería a hacerlo, que sería fuerte e intentaría aguantar todo lo que viniera sin tener que desplomarme. Prometí no volver a derramar ni una lagrima más por ningún chico, pero el sentimiento de amor en mi interior me impide cumplir mis promesas. Es imposible no terminar echándote a llorar después de todo. Esto no significa que no sea fuerte, soy humana, siento y padezco y me produce dolor este amor, tanto que me hace llorar. Los errores los cometo yo, pero también los pago yo, soy la culpable de todo y siento que no merezco nada. Le quiero tanto que pensar en el hecho de perderle me disgusta, parecen chorradas, pero la verdad que no podría ya ser sin él. Me demostró que jamás hay que rendirse, pasara lo que pasara y supe lo que es tener su apoyo, cuando todo estaba perdido. Me di cuenta, que de verdad me quería y que después de todo siempre estaría ahí. Pero las personas, terminamos hartas de tener a alguien que nos impida avanzar hacia lo que queremos, nos cansamos y lo mandamos a la mierda.Y entonces, es cuando duele, cuando te das cuenta que quizás, te equivocaste al arriesgarlo todo, que quizás, estabas en lo cierto.                                                                                     Untitled

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Desde que te conozco

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento