Si todo fuera fácil

Supongamos que no hay día en que no me acuerde de ti y que cada vez que te pienso tenga que distraerme para poder parar. Supongamos que desaparece este mes y con él, aquel fin de semana. Supongamos que aquello no acabó conmigo. Supongamos que me atrevo a decirte algo. ¿Reaccionarías? ¿Crees que merece la pena empeñar mi orgullo? Ahora yo supondré que tú aún no me has olvidado, que no has borrado ni una sola fotografía mía, ni un solo mensaje, que tu intención no era la de alejarme matándome poco a poco. Que aún queda esperanza, que no la hemos desperdiciado toda. Es tan difícil conciliar el sueño después de habértelo regalado a ti, a veces, pienso en llamarte o escribirte para que me lo devuelvas. Echo tanto de menos a la persona que solía ser antes de conocerte, antes de convertirme en la mitad de todo, en la mitad de nada. Y sin embargo, te fuiste y a mí solo me queda suponer que a ti también te sobran las mismas mitades que a mí.(100+) Tumblr
Ojalá decir que te grabaste en mi piel a fuego fuera solo una metáfora más. Ojalá decir que te llevaste mi corazón, no fuese tan real. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Desde que te conozco

Por culpa de la poesía

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento