Cuando el corazón se viste de blanco

Cuando el corazón se viste de blanco deja de albergar toda su esencia, deja pasar esas miradas y esos guiños que te hacen sonreír. Deja que se esfumen los vicios y los tíos que un día te hicieron feliz. Deja de importarle esa basura que muchos llaman amor y para él, la ilusión es tan solo el principio de perder.

Mi corazón se viste de blanco, dice que el rojo esta muy visto y necesita tregua para las puñaladas certeras. Yo le canto una nana para que se duerma y deje de latir por ciertas cosas o personas, pero no siempre funciona y bombea venganza por las venas. Le susurro bajito repitiéndole, una y otra vez, que olvide y no busque guerra, que para eso ya hay muchas en el mundo.
Hair

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por culpa de la poesía

Advertencia 49

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento