Sigo en tú busca

Últimamente la vida me va a trompicones y es que un día estoy bien y al otro me hundo en el pozo más profundo de mi interior. De repente, se me ocurre abrir la puerta y huir, escapar, coger esa capa de invisibilidad y  desaparecer, pero me doy cuenta de que, a la vez, quiero que el mundo me vea y se fije en mí. Y voy echa un mar de dudas por la calle mientras nos cruzamos y por fin, me miras y todas las emociones de mi interior  empiezan aflorar.  Sonreímos y se me para el corazón, me arde la piel y noto el color en las mejillas. Caigo en la cuenta de que estoy soñando y me despierto, de golpe, borrando mágicamente el recuerdo de tú rostro. Ya no sé quién eres, ya no sé quién soy.
                      Ponytail

Comentarios

Entradas populares de este blog

Advertencia 49

Por culpa de la poesía

Desde que te conozco

Ru(pturas)tina

El para de mi cuento